10 febrero 2008

Minena, bebesena... peace on earth... son ellas

Hace muchos años era incapaz de dormir sola… necesitaba sentir con la punta de mi pie el hocico y luego las patas de mi más fiel amiga… Bora.
Hoy he rescatado de un viejo cuaderno de primeras poesías esta adaptación de Juan Ramón Jiménez y su entrañable “Platero y Yo

Bora es pequeña, peluda, suave; tan blanda por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos que son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
La dejo suelta y se va al jardín, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... La llamo dulcemente: "¿Sena?", y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...
Come cuanto le damos. le pierden los yogures. Como a mi…
Es tierna y mimosa igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seca por dentro, como de piedra... Me protege, me habla. Me escucha y me mima… Voy por la calle con ella, orgullosa. Orgullosa de tener a la perra más inteligente y más guapa a mi lado. La quiero, se lo digo con caricias… y ella me quiere, me lo dice con su mirada.



Bora es, y siempre será la perra que me conquistó un día. Despertó en mí, lo que la amistad incondicional de un animal te da… y no sólo por eso, sino por cada paseo que hemos compartido, por cada noche en que me ha ayudado a dormir, y por haberme acompañado tanto… Por todo lo que me ha enseñado a quererla… siempre será mi sena.

¿Se puede querer más a una perra? Estoy completamente segura que no.
Somos muchos los que sentimos lo mismo que he escrito aquí, verdad? Creo que nunca llegó a ser una perra en casa, sino una hermana. Una hija… Bora es especial.Y no sólo por ver la tele, sino por habernos hecho capaces de inventar un lenguaje especial para hablar con ella...

Fab por favor, dale a bora muchos mimos de mi parte también. En alguna de esas charlas que tienes con ella, dile Alexia. Para que sepa que aquí estoy, en Mozambique, acordándome mucho de ella y de tantos momentos en que me ha hecho ser feliz.
P.D, y hay sucesores que están dando continuidad a ese lenguaje, claro que sí, Leo, Julius, Kena, Lua, Daskar y todos los que quedan por venir pero Bora siempre será la primera. la reina jejejej

1 comentario:

Mamá dijo...

Qué bien entiendo todo lo que cuentas, Alexia.
Claro que Bora es especial para tí y para tus hermanas, a pesar que cuando tú naciste vivía con nosotros Lark, un nervioso cocker que os adoraba. Tú no te acordarás pero se pasaba horas contemplándote para ver si le caía una migaja de tu galleta. Lark os adoraba, pero eráis muy pequeñitas.
Vuestro recuerdo más grande, es lógico que va para Bora. Os ha acompañado en vuestra infancia más consciente y en vuestra adolescencia, tan importante.
Y ahora que ya os habéis ido, aquí sigue conmigo.
Ahora, más que nunca, es la Reina de la casa. Mejor "La Reinona", como yo le llamo. Un trono (sofá) en el centro para que controle todo lo que pasa.
Todo lo mejor para ella, siempre.
Nos ha dado todo. Simplemente se lo devolvemos.
Gracias eternas, Bora.