06 octubre 2007

¡¡ESTO ES ÁFRICA!!


Una de las ventajas de vivir en África es que cuando los días, los momentos son buenos… son extremadamente buenos, infinitamente buenos. Y eso te da mucha mucha energía para vivir los otros.


Hoy ha sido un día lleno de momentos buenos. Así que tengo un subidón encima impresionante.
La vida de Hortensia ha cambiado. Cuando la conocí, como sabéis acaba de morir su marido. Había tenido que separarse de sus hijos para encontrar un trabajo en Xai Xai y estaba profundamente desorientada. Desde esta mañana tiene casa, y no sólo eso, en un mes, sus hijos se vienen a vivir con ella. Hemos apadrinado a sus hijos, y el año que viene, en enero todos, los cinco irán al colegio, y recibirán toda la ayuda necesaria para que su futuro sea lo mejor posible.
La casa que hemos conseguido, es la de una señora. Más bien se trata de un terreno, y en este mes el Sr. Joao y yo vamos a ayudarla a ponerlo en orden, a hacer una palhota (choza) para que sus hijos puedan venir en noviembre. ¿No sé si sabéis que tengo un pozo debajo de agua, y mi agua es gratis? Pues lo es… y eso aquí es probablemente el mayor lujo. Lo comparto con todo mi “barrio” y mis vecinos tienen agua gratis también. Una de las mujeres a la que le doy agua es la que tiene ese terreno sin usar. He negociado con ella y se lo deja a Hortensia. Es una grandísima noticia… su cara de felicidad, y la mía lo refleja… ¡¡Lo estamos consiguiendo!!

Ya consigo mantener una conversación en Shangana, esa es otra de las buenas noticias de hoy. Porque me he cruzado con dos señoras, y les he dicho buenos días en Shangana (lechile) me han contestado, les he vuelto a contestar, nos hemos reído mucho por mi acento patoso y hemos seguido hablando. Ha sido increíble. Ni una palabra de portugués… y he sentido que ya estoy en África.

He vuelto al mato. He vuelto para ver cómo estaba mi nuevo amigo, que por respeto no voy a poner su nombre. Y estaba mejor, tenía mejor cara, y el abrazo que nos hemos dado al vernos, ha sido una buena señal. Le he llevado comida. Hasta que llegue la ayuda de su padrino, me encargo yo… y ha sido alucinante estar con él y verle mejor. Verle de buen humor y con ilusión al comerse unos plátanos que le he llevado. Sentirle, verle… y despedirme con él con un hasta luego ha sido emocionante. Una emoción más para pensar que esto… es África.

He viajado una hora, para visitar a dos ahijadas de Khanimambo. Ver su casa, estar con ellas… son huérfanas y viven solas. Les prometí que iría, y el viaje hasta allí ha sido catastróficamente mozambiqueño. La chapa iba tan llena que he tenido que ir de pie, y cuando digo de pie, me refiero a que mi peso estaba completamente encima de una chica, y mi cabeza salía de la ventanilla de la puerta junto a la de dos chicos más. No sé si os lo conseguís imaginar… ha sido tan tan cómico. La primera vez que vi a alguien así, flipé y pensé que yo jamás podría hacerlo. Hoy lo he hecho y me he reído muchísimo. Una vez más, he pensado que ya estoy en África.

¡Mi ducha no es gran cosa, pero el día que me lavo el pelo es siempre una fiesta! Hoy tocaba, pero cuando estaba llena de champú, se me ha cortado el agua. No es simultáneo eso de dar agua gratis y vivir una fiesta en la ducha, así que he salido fuera al jardín para pedir que pararan con el agua durante 5 minutos. Me he puesto a gritar desde la puerta para que me oyesen, y han venido enseguida los niños (mis vecinos) y me han pedido que les diera un poco de champú… y se lo han puesto a kena que estaba con ellos jugando… he vuelto a la ducha, a los tres chorros de mi ducha, y he sonreído, pensando en todo lo que disfrutaba con esta vida…

¡Esto es África, y yo ya estoy aquí… viviéndolo!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Alexia, qué fácil y a la vez qué dificil compartir las cosas contigo!
Recuerdo el día que estabas con un poco de bajoncillo e intenté animarte diciéndote que eras una privilegiada; al colgar, pensé que qué palabras tan vacías de contenido cuando estás tan lejos de tu familia, de tus amigos etc etc. Pero ahora, hablando contigo y leyendo las cosas que escribes te envidio. Tienes un privilegio! y te lo has ganado a pulso, te lo mereces; nadie más que tu se lo merece... Estoy deseando que llegue el lunes, jeje
Mil besos!
Tu médico

CARLA dijo...

Supongo que estando en este lado del mundo, de la pantalla, de la vida, estos son los relatos que nos animan a pensar que no es tan dificil, aunque sea durante los 5 minutos que le dedicamos...

Pero como hermana no se me quita un nudo del estomago, entre miedo, angustia, envidia y orgullo sobre tu viaje y tus aventuras...

Tqm

Anónimo dijo...

Mi pequeña Jal....

Hace unas semanas que no me metía en tu blog...levo un mes de septiembre de locos...
Pero hoy he dicho "ya está bien"..necesito saber de la vida de mi pequeña Africana...
Te he escrito dos mails a los que no me has contestado...pero no pasa nada.
No sabes cómo me alegra saber que estás tan feliz y que tu vida está tan hecha a Mozambique...que les das vida a esos niños...que tienes esa vitalidad tan desbordante.
Yo me acuerdo mucho de ti, y me da pena que estés tan lejos, aunque sé que estás donde tienes que estar, pero no puedo evitar que sentir este vacío que has dejado.
Te quiero mucho.

Lamstrum