30 octubre 2007

EN MOZAMBIQUE LO MEJOR SIEMPRE ESTÁ POR LLEGAR...


Vivir en Mozambique ya no me choca… por eso cada vez son menos las anécdotas que contar porque las que fueron sorprendentes al principio, ahora son rutinarias….
Me pasa de todo!! Pero eso no es novedad, los que me conocéis sabéis que cada día siempre había una historia, ¿verdad?
Pues aquí las historias se convierten en escenas de película, sin más… Un abrazo de un niño en un momento en que parece que todo se va a la mierda se convierte en el mejor momento del día. Recibir una carta de Carla y Gon en la mayor fiesta… Una puesta de sol en uno de los mayores privilegios del mundo… Que compensa todo lo demás. Las cosas mínimas (tan grandes para mí) compensan todo lo demás.
Estoy teniendo muchísimos problemas legales jejejeje enserio… he pasado momentos de miedo, pero ayer me decían en la AECI que es normal. Aquí los funcionarios son un desastre… y todo su trabajo también. Es normal! Bueno, aguantaré. Aguantaré todos estos chaparrones… porque al final, sé que me espera un abrazo que me va a compensar horas y horas de espera, inútiles pasando las hojas de mi pasaporte una y otra vez buscando mi nombre y un sin fin de tonterías para alargar darme la residencia.
Total, que lo importante es que las historias continúan… menos mal que siempre nos quedan historias!!!

Ésta es Gloria, y para mí una inspiración. Tiene SIDA, y tres hijos (otros dos enterrados). Una auténtica madraza que está sola y lucha cada día por ellos. Tenemos apadrinados a sus tres niños por unos padrinos que sé que no les van a fallar cuando Gloria ya no esté para ir al mato, coger esta leña y venderla por 1 euro y pagar así el agua de cada mes.
Nos hemos hecho amigas, y la acompaño al hospital a por la medicación y hacerse los exámenes. Su marido la abandonó… y su familia tan bien al saber que estaba contagiada. Es cariñosísima con sus hijos, algo muy inusual aquí, pero lo más importante que tiene Gloria, es su capacidad de seguir luchando. No se rinde, hay días en los que está realmente débil, de verdad, se le nota que está haciendo un esfuerzo tremendo en levantarse a saludarme, pero lo hace.
Hemos hablado mucho de su juventud, de lo difícil que fue abandonar el colegio cuando se padre le abandonó a ella y a sus cuatro hermanos el día que cumplía 8 años. Su madre acababa de morir y ella se crió, como muchos mozambiqueños, con sus hermanos. La guerra fue horrible, apenas salió de casa en años… porque tenía miedo. Dos de sus hermanos murieron y ella se acabó convirtiendo en la madre de los pequeños que debía alimentar. Lo hizo, se armó de valor y trabajó en la huerta para vender alimentos… sacó a sus dos hermanos adelante y ahora… ahora ellos no quieren saber nada de ella. Están en Maputo, con sus familias, viviendo en sus casas… y aquella niña de 14 años que tuvo que salir de casa en plena guerra civil para conseguir comida para ellos, aquella niña que luchó contra todo por ellos, está ahora sola.

Pero no se rinde, como miles más… que saben o esperan… o suplican… que lo mejor está por llegar.

1 comentario:

Jeriko dijo...

Alexia, se me pone la piel de gallina cuando leo historias como esta. Y lo peor es que, cómo bien dices, al final uno termina acostumbrándose a ellas, forman parte de la rutina mozambicana y de casi todos los países de África...

¿Hasta cuando tanta injusticia? me preguntaste... No lo sé, dudo que nadie lo sepa. Solo sé contestar que lo que tu haces por estas personas ya sean niños, abuelos o madres enfermas del sida no tiene precio.

Estoy segurísimo que muchísima gente de Xai-xai se siente arropada gracias a ti, especialmente, y, por supuesto, a Khanimambo.

Sólo me queda desearte ánimos y fuerzas para que sigas por este camino, caminante... antes de irme a la cama pensando en la putada que seria para cualquiera encontrarse en las circunstancias de Gloria.

Un fuerte abrazo para las dos y KHANIMAMBO !!