18 enero 2009

Algo se muere en el alma... cuando un amigo se va



Mañana se me va un amigo.
A Chico no le busqué, apareció… que es muy diferente. Desde el primer día, me sorprendió con una complicidad/amistad que me ha arropado en Xai-Xai cada momento. Pero ahora le tengo que dejar marchar, como todos habéis hecho conmigo ahí… porque ha encontrado otra cosa que quiere más que esto… lejos… demasiado lejos, en Johannesburgo. Su tío tiene una carnicería y le ha pedido que vaya a trabajar con él, a cambio de un montón de dinero y un montón de nuevas vivencias… sigo deseando que vuelva y me diga que me escoge a mi, a los niños, a Khanimambo.
“Hola, soy Chico… tu guarda… si necesitas que haga cualquier cosa en la casa es solo pedírmelo porque estoy aquí para eso!”
“¿Puedes ayudarme a buscar otra casa?”

Desde esa primera mañana me ayudó. Me ha ayudado a instalarme en Xai-Xai, hasta el punto en el que estoy hoy. Son tantas escenas vividas, tantas canciones de Bryan Adams y de Siempre Así cantadas juntas.

Viajes por el Mato, funerales de ahijados, nacimiento de ahijados, llegada y despedidas de voluntarios y amigos… Miradas cruzadas en momentos muy tensos en los que nos hemos dicho muchas cosas, broncas, charlas, risas, abrazos, confesiones y muchísimos momentos únicos en los que he aprendido de áfrica con un africano de verdad.

“Ni se como empezar”
“Por el principio y con el corazón”
“Siempre con el corazón… me tengo que ir…”


Chico ha vivido Khanimambo con el corazón y por eso ha sido mi mano derecha aquí. Ha aprendido a querer a estos niños como yo, y hemos crecido desde el ahijado 1 hasta el 180 juntos. Ahora toca seguir sin él.

Jamás conseguiré olvidarle. Muchas vamos y venimos y debo estar preparada para eso, no bajar la guardia y ser fuerte cada día pero ahora se me va un pilar africano y se que voy a flojear. Carla está convencidísima que nuestro destino está escrito, lo defiende con fuerza… a mi todavía me cuesta creerlo pero agradezco a la vida, que esto ocurra cuando tengo a una persona a mi lado secándome las lágrimas que he derramado al asimilar que mañana se va Chico y no vamos a ir esta semana al Mato cantando “I was only dreaming” de Bryan Adams a todo volumen. Qué cosas tiene la vida…
Mañana le llevaré a la parada de autobús, y despediré al que hasta ahora ha sido mi único amigo y compañero de aventuras africanas. Que duro es dejar ir…

2 comentarios:

Carla dijo...

Destino....

Alexia Vieira con V dijo...

Chico volvió... no lo aguantó, y Khnimambo tira mucho. Sus niños, ss hijos como le gusta llamarles le estaban esperando!

Volvemos a ser equipo, y seguimos creciendo juntos en este maravilloso proyecto.