10 septiembre 2007

Vivir en Xai Xai


Estar en Mozambique es un sueño hecho realidad.

Al volver de Honduras, ya estaba apuntando este sueño en mi lista de asuntos pendientes antes de morir. Vivir así. De esta manera, intentando ayudar lo máximo posible a gente que lo había tenido mucho peor que yo. África estaba en mi camino.
Si ya me sentí acogida el año pasado en este país ahora no podía ser diferente. Desde que salí del avión y bajé las escaleras, ya me estaban sonriendo de una manera cómplice. Esta gente tiene algo que me ha conquistado.

La vida en Xai Xai me gusta. Tranquila, verde, básica, familiar… Después de una semana, por fin siento que he aterrizado.

Mi primera semana aquí se puede describir como un ¡desastre! La casa que había encontrado desde Lisboa resultó ser un bonito porche. Nada más. No tenía luz, ni cobertura de móvil. A 5 kilómetros de la poca civilización que habita la playa. Una prisión de oro. Un paraíso, sin duda, pero no para mi. Veis Carla y More como debería haber traído todas mis velas… menos mal que Fab estuvo espabilada ahí, y en último momento salvo la situación metiéndome 6 velas… ¡¡benditos últimos momentos!!

Está difícil esto de encontrar casa aquí, pero después de una semana lo he conseguido. ¡¡¡¡Ya estoy instalada!!!!! Mi casa es perfecta, ¡¡perfecta para mi!! Estoy rodeada de mozambiqueños, que me han acogido como una más. Es pequeña, acogedora. Tengo un jardín y un huerto que por ahora esta muerto pero que pienso revivir!! Lo mejor de todo es que Kena está encantada. Es toda una exploradora, y ya la conoce todo el vecindario! Se va a dar sus pasos, persigue a las gallinas y vuelve con su pañuelo hippie y sus patas negras…. A saber qué hace por ahí!!! Pero estamos bien, estamos muy bien!

El pueblo al final tiene mucho más de lo que recordaba. Tiene de todo!!! Hay una calle principal asfaltada, el resto es arena rojiza. Casas de todo tipo. Algunas destruidas y habitadas, muchas pequeñas y la mayoría de paja. Sobresale cualquier grandeza, como si se tratara de una mansión, y son simplemente casas nuevas, de algún sudafricano. El ritmo es lento. Desordenado y pegajoso. Hace tanto calor!!! Y todavía estamos en invierno. Se ríen de mi cuando me quejo del calor, amenazándome que lo peor empieza en noviembre. Me tengo que preparar para eso.

Lo mejor es la gente. Mis vecinos están viniendo a visitarme continuamente y a darme la bienvenida, es emocionante.

En relación a Khanimambo, escribiré otro post, hay muchas novedades, sólo os adelanto que el día que me senté delante de la hermana Isabel, le dije que me llamaba Alexia y no Carla. Que había montado una ONG con muchos de vosotros y que estabais dispuestos a ayudarla… su respuesta fueron las mas dulces lágrimas de agradecimiento que jamás había visto antes. Pero ésa… es otra historia como diría Jose Antonio Barrientos.

3 comentarios:

CARLA dijo...

Que alegria que este Blog empiece a revivir esas historias que nos acompañan a los que nos hemos quedado aqui!

Para todos este es el movil de Alexia alli: 00258 826256685

Un beso TQM

Asun dijo...

Frag. del poema "Hay un Niño en la Calle" de A.Tejada Gómez)

A esta hora exactamente,
Hay un niño en la calle...
¡Hay un niño en la calle!

Es honra de los hombres proteger lo que crece,
Cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
Evitar que naufrague su corazón de barco,
Su increíble aventura de pan y chocolate
Poniéndole una estrella en el sitio del hambre.
De otro modo es inútil, de otro modo es absurdo
Ensayar en la tierra la alegría y el canto,
Porque de nada vale si hay un niño en la calle.

A esta hora exactamente,
Hay un niño en la calle...
¡Hay un niño en la calle!

No debe andar el mundo con el amor descalzo
Enarbolando un diario como un ala en la mano
Trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,
Golpeándonos el pecho con un ala cansada;
No debe andar la vida, recién nacida, a precio,
La niñez arriesgada a una estrecha ganancia
Porque entonces las manos son inútiles fardos
Y el corazón, apenas, una mala palabra.

A esta hora exactamente,
Hay un niño en la calle...
¡Hay un niño en la calle!

Pobre del que ha olvidado que hay un niño en la calle,
Que hay millones de niños que viven en la calle
Y multitud de niños que crecen en la calle,
Yo los veo apretando su corazón pequeño,
Mirándonos a todas con fábula en los ojos,
Un relámpago trunco les cruza la mirada,
Porque nadie protege esa vida que crece
Y el amor se ha perdido, como un niño en la calle...

A esta hora exactamente,
Hay un niño en la calle...
¡Hay un niño en la calle!

Gracias Alexia, por estar ahí...

audreyhepburn3 dijo...

Mi pequeña Alex....

Qué gusto volver a vivir tus historias de nuevo...
Lo describes todo de una forma, que parece que nos adentramos por unos minutos en África, que estamos contigo, que no te sentimos tan lejos...

La verdad es que pienso mucho en ti.
Creo que te estoy echando de menos mucho mucho mucho...

Me da pena no poder presentarme a la puerta de tu casa de improvisto y sentarme en tu salón a compartir una taza de té y 6 horas seguidas de conversación...¡recuerdas los intensivos que hemos tenido juntas?....

Pero estoy tan orgullosa de ti. De que al fin hayas cumplido tu sueño...y el de muchos de esos niños...

Eres la mejor.

Te quiere:

KIKI